an online Instagram web viewer
  • a_ndrearfranco
    🌵💉
    @a_ndrearfranco

Images by a_ndrearfranco

Ya 1 año..
•
•
•
#skyline #lasvegas #tbt
Candy Store Rock.
Candy Store Rock.
>>La soledad es legendaria como los ríos y como los perfumes, impregna.<<
- José María Álvarez
#midnightreading
>>La soledad es legendaria como los ríos y como los perfumes, impregna.<< - José María Álvarez #midnightreading 
87 años, >>qué rápido<< me dijo ella 😋😬💕
87 años, >>qué rápido<< me dijo ella 😋😬💕
Throw back, 3 years ago.
 Same city. Different me.
•
•
#lasvegas #cesarspalace #tbt #fountains
😍🐱🐨
#pets #leia #bono
Love me with your blindness. 
I'll disappear and leave a memory.
Love me with your blindness. I'll disappear and leave a memory.
Well i've been haunted in my sleep, you've been staring in my dreams...Oh lord...
🎼

#missyou #rollingstones#vibe #fuckingrockandroll #fisheye
An inner beauty and a bright light.
An inner beauty and a bright light.
Les comparto brevemente mi anécdota de días pasados mientras me encontraba de viaje en la ciudad que vio nacer a mis ancestros, que envolvió tragedia, tristezas, decepciones, alegrías, casualidades y controversias entre muchas otras emociones. Nos encontrábamos en búsqueda de vestigios de un pasado contado a fuerzas, a medias, que acaecía constantemente por las lágrimas de impotencia, dolor, recuerdos poco gratos, entre muchos otros, contados por mi abuela Isaura. Años atrás mi tía Josefina en búsqueda de estos mismos vestigios busca a su padre, quien estuvo ausente, quien causó dolor en esa pequeña familia que se desmoronaba por la muerte, que sobrevivió de café, a veces pan, siempre música. Ella de algún modo encontró la manera de escribirle a su padre y obteniendo contacto por medio de estas cartas (las que creíamos no existían ya, las encontramos) dentro de las cuales adquirimos una dirección postal. Retomando nuestro viaje, nos encontrábamos en la ciudad de Parral, caminando con rumbos distintos, dándonos cuenta en un instante que llevábamos paso en esa calle, en la cual el bisabuelo Alejandro Irigoyen  dio contestación a su hija menor de algunos 15 años en ese entonces. Al darnos cuenta, rápidamente comenzamos a buscar el número de vivienda, el cual no coincidía en ninguna de las cuadras, por lo cual nos abocamos a un local que, pues, sin ningún motivo nos llamó. Ahí, un hombre relativamente joven nos atendió, intentamos no sonar extrañas al preguntar por aquella dirección,  relatando una breve descripción de nuestra búsqueda y motivos. Para nuestra sorpresa, él nos dio una pista, más no pensamos que tuviera relación, pero nos dirigió hacía enfrente en donde estaba un local de renta de tuxidos, para lo cual nos acercamos con poca esperanza de acertar a nuestra búsqueda precipitada. Vaya sorpresa la que nos llevamos con este hombre ya mayor, nacido en 1940 quién fue íntimo conocido de mi bisabuelo, de quien sólo conocíamos su nombre y apellido, que era músico, y que nunca estuvo presente. Tan solo eso nos bastó para llegar hasta ahí, conociendo un poco más de la vida del bisabuelo (continua en comentarios)
Les comparto brevemente mi anécdota de días pasados mientras me encontraba de viaje en la ciudad que vio nacer a mis ancestros, que envolvió tragedia, tristezas, decepciones, alegrías, casualidades y controversias entre muchas otras emociones. Nos encontrábamos en búsqueda de vestigios de un pasado contado a fuerzas, a medias, que acaecía constantemente por las lágrimas de impotencia, dolor, recuerdos poco gratos, entre muchos otros, contados por mi abuela Isaura. Años atrás mi tía Josefina en búsqueda de estos mismos vestigios busca a su padre, quien estuvo ausente, quien causó dolor en esa pequeña familia que se desmoronaba por la muerte, que sobrevivió de café, a veces pan, siempre música. Ella de algún modo encontró la manera de escribirle a su padre y obteniendo contacto por medio de estas cartas (las que creíamos no existían ya, las encontramos) dentro de las cuales adquirimos una dirección postal. Retomando nuestro viaje, nos encontrábamos en la ciudad de Parral, caminando con rumbos distintos, dándonos cuenta en un instante que llevábamos paso en esa calle, en la cual el bisabuelo Alejandro Irigoyen dio contestación a su hija menor de algunos 15 años en ese entonces. Al darnos cuenta, rápidamente comenzamos a buscar el número de vivienda, el cual no coincidía en ninguna de las cuadras, por lo cual nos abocamos a un local que, pues, sin ningún motivo nos llamó. Ahí, un hombre relativamente joven nos atendió, intentamos no sonar extrañas al preguntar por aquella dirección, relatando una breve descripción de nuestra búsqueda y motivos. Para nuestra sorpresa, él nos dio una pista, más no pensamos que tuviera relación, pero nos dirigió hacía enfrente en donde estaba un local de renta de tuxidos, para lo cual nos acercamos con poca esperanza de acertar a nuestra búsqueda precipitada. Vaya sorpresa la que nos llevamos con este hombre ya mayor, nacido en 1940 quién fue íntimo conocido de mi bisabuelo, de quien sólo conocíamos su nombre y apellido, que era músico, y que nunca estuvo presente. Tan solo eso nos bastó para llegar hasta ahí, conociendo un poco más de la vida del bisabuelo (continua en comentarios)