an online Instagram web viewer
B O O M!
Encontré “mi barrio” en esta ciudad.
Ya está.
Taipei
Taiwan
#vamosallenartaiwandemolinosypanelillosparaqueluegoenchufenelaireacondicionadoylosneones
•Viendo: Disobedience de Sebastián Leilo.
Hace poco dije que había visto la película God's Own Country, película sobre la homosexualidad en un ambiente rural súper hostil como era la Inglaterra profunda. 
Profunda de vacas.
Pues ahora veo Disobedience donde te muestra ésa otra hostilidad dentro de la comunidad ortodoxa judía.
Ahí es nada. A güi ta.
El trío protagonista hace una buena interpretación, donde él -Alessandro Nivola- tiene algún plano de perfil que pareceeee así de lejosssss el primo segundo de Fassbinder, donde han conseguido encontrar a una Rachel -la McAdams- aún más mojigata que la Weisz, y donde ésta última -madre mía qué le gustan los papeles intensitos a ella, doña intensita- consigue hasta parecer una medio -sólo medio- díscola urbanita.
Pero es necesaria, porque hace número en el cómputo global de pelis de relaciones entre mujeres y porque da un repasito al mundo ortodoxo judío y sus cositas “modernas”. Bueno... se deja ver. 
No la recordaré probablemente, pero como he leído un artículo en El País que dice que es normal acordarse de qué llevabas puesto o dónde o cuándo leíste un libro pero que el contenido del libro es más normal que lo olvides -dice que con las pelis pasa lo mismo-, pues me quedo más tranquila.
•Sonando: Show Me Naomi de Bahamas
Para que @blancopolar mueva un poco el esqueleto en la verbena

B O O M! Encontré “mi barrio” en esta ciudad. Ya está. Taipei Taiwan #vamosallenartaiwandemolinosypanelillosparaqueluegoenchufenelaireacondicionadoylosneones  •Viendo: Disobedience de Sebastián Leilo. Hace poco dije que había visto la película God's Own Country, película sobre la homosexualidad en un ambiente rural súper hostil como era la Inglaterra profunda. Profunda de vacas. Pues ahora veo Disobedience donde te muestra ésa otra hostilidad dentro de la comunidad ortodoxa judía. Ahí es nada. A güi ta. El trío protagonista hace una buena interpretación, donde él -Alessandro Nivola- tiene algún plano de perfil que pareceeee así de lejosssss el primo segundo de Fassbinder, donde han conseguido encontrar a una Rachel -la McAdams- aún más mojigata que la Weisz, y donde ésta última -madre mía qué le gustan los papeles intensitos a ella, doña intensita- consigue hasta parecer una medio -sólo medio- díscola urbanita. Pero es necesaria, porque hace número en el cómputo global de pelis de relaciones entre mujeres y porque da un repasito al mundo ortodoxo judío y sus cositas “modernas”. Bueno... se deja ver. No la recordaré probablemente, pero como he leído un artículo en El País que dice que es normal acordarse de qué llevabas puesto o dónde o cuándo leíste un libro pero que el contenido del libro es más normal que lo olvides -dice que con las pelis pasa lo mismo-, pues me quedo más tranquila. •Sonando: Show Me Naomi de Bahamas Para que @blancopolar mueva un poco el esqueleto en la verbena

118 Likes (last 100 likes only):