an online Instagram web viewer
Microcosmos.

En el 2A, ella mira el móvil. Acaba de hablar con su familia y ahora curiosea lo que ha pasado en su red social favorita. Un poco más atrás, hacia popa, el ocupante del 2C se agacha sobre su cuaderno. Escribe lo que siente en su corazón y lo que ocurre en su cabeza. Siempre fue su gran conflicto y sonríe pensando que si hubiese sido un barco, difícil misión la de arribar a un puerto con dos capitanes a bordo. Casi como ha sido su vida.
En el 2G tienen un problema técnico. A ella se le ha soltado el colgante que él le regaló hace veinte años. Él no se acuerda. Aquel día llovía y tras ponerle el colgante le dijo un “te quiero” que ella jamás olvidará porque no fue pronunciado con su voz sino con sus indescriptibles ojos azules.
El huésped del 2L está, literalmente, en los brazos de Morfeo. Pasó media mañana caminando por la cubierta y luego nadó en la piscina. Está realmente agotado, pero no por el día, sino por una vida entera de duro trabajo.
El caballero del 3D lee sin ganas. Ya lleva cuarenta páginas y la historia no termina de engancharle. Le está dando la última oportunidad y eso que le sobran ganas de tirarlo por la borda.
En el 3K y 3L se fragua algo. Llegaron a este viaje sin demasiadas expectativas, pero desde el principio no han dejado de encontrarse por todas partes y cuando eso ocurre algo invisible pasa. Algo que activa los sensores contraincendios del buque.
En el 4A, ella lee una historia romántica en su e-book, una que mil veces ha soñado vivir y que sin embargo nada tiene que ver con su realidad. Dentro del camarote, él lee el periódico en inglés deseando que este absurdo viaje termine cuanto antes. Mientras, en el 4L, alguien en ropa interior ordena el camarote. Refunfuñando dice en voz alta lo desastroso que es el servicio de habitaciones teniendo en cuenta lo que ha pagado por doce metros cuadrados.
En el 5K, ella está recostada con su mirada perdida en el precioso cielo azul. Le da vueltas a la decisión que ha de tomar al regresar a casa. Una decisión que ha sido postergada demasiado tiempo. Pero no sabe cómo decirle a su compañera, que se ha enamorado de su mejor amiga. 
Microcosmos mecido por las olas.

Microcosmos. En el 2A, ella mira el móvil. Acaba de hablar con su familia y ahora curiosea lo que ha pasado en su red social favorita. Un poco más atrás, hacia popa, el ocupante del 2C se agacha sobre su cuaderno. Escribe lo que siente en su corazón y lo que ocurre en su cabeza. Siempre fue su gran conflicto y sonríe pensando que si hubiese sido un barco, difícil misión la de arribar a un puerto con dos capitanes a bordo. Casi como ha sido su vida. En el 2G tienen un problema técnico. A ella se le ha soltado el colgante que él le regaló hace veinte años. Él no se acuerda. Aquel día llovía y tras ponerle el colgante le dijo un “te quiero” que ella jamás olvidará porque no fue pronunciado con su voz sino con sus indescriptibles ojos azules. El huésped del 2L está, literalmente, en los brazos de Morfeo. Pasó media mañana caminando por la cubierta y luego nadó en la piscina. Está realmente agotado, pero no por el día, sino por una vida entera de duro trabajo. El caballero del 3D lee sin ganas. Ya lleva cuarenta páginas y la historia no termina de engancharle. Le está dando la última oportunidad y eso que le sobran ganas de tirarlo por la borda. En el 3K y 3L se fragua algo. Llegaron a este viaje sin demasiadas expectativas, pero desde el principio no han dejado de encontrarse por todas partes y cuando eso ocurre algo invisible pasa. Algo que activa los sensores contraincendios del buque. En el 4A, ella lee una historia romántica en su e-book, una que mil veces ha soñado vivir y que sin embargo nada tiene que ver con su realidad. Dentro del camarote, él lee el periódico en inglés deseando que este absurdo viaje termine cuanto antes. Mientras, en el 4L, alguien en ropa interior ordena el camarote. Refunfuñando dice en voz alta lo desastroso que es el servicio de habitaciones teniendo en cuenta lo que ha pagado por doce metros cuadrados. En el 5K, ella está recostada con su mirada perdida en el precioso cielo azul. Le da vueltas a la decisión que ha de tomar al regresar a casa. Una decisión que ha sido postergada demasiado tiempo. Pero no sabe cómo decirle a su compañera, que se ha enamorado de su mejor amiga. Microcosmos mecido por las olas.

6 Comments:

  1. yesenia1786

    👌👌

  2. inma3660

    El 3D. Puede leer los libris de Juanma Izq. Seguro ,que no se aburre màs..... Mil gracias JUANMA - izq.

  3. macusimonee

    Gracias !!!

  4. maiteradazul

    👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻. Cada persona, un mundo. 🌎🌍🌏

113 Likes (last 100 likes only):